Prepara tu cuerpo para las comilonas de Navidad

Ya estamos a las puertas de la que dicen es la época más bonita del año. Regalos, adornos y reuniones familiares son los rasgos característicos de la Navidad, pero también lo son el frío o las temibles comidas familiares.

Durante el año hacemos el esfuerzo de mantener la línea, controlar nuestra alimentación o beber agua. El problema aparece en Navidad, cuando somos invitados a multitud de celebraciones y no podemos rechazar las comidas que nuestros anfitriones han preparado para nosotros.

agua-eden_1_prepara-tu-cuerpo-en-navidad

*Imagen: quo.es

Las comilonas en Navidad son una constante, y sabiéndolo podemos llevar a cabo algunas acciones que nos ayudarán a preparar nuestro cuerpo para estar preparados y evitar que este exceso de alimentación nos siente mal y nos cause malestar.

Lo primero que debemos hacer es mantener una buena hidratación. Beber agua es importante en nuestro día a día, pero si además sabemos que comeremos en exceso y beberemos más alcohol del que estamos acostumbrados, será completamente fundamental. No quiero decir que en Navidad seamos alcohólicos, pero sí que es verdad que acompañamos las comidas con un vinito (o tres), brindamos con cava y terminamos con una copita de licor. Todo este alcohol también deja huella en nuestro sistema digestivo.

“Mantenernos hidratados ayuda a nuestro sistema digestivo a cumplir con sus funciones de la mejor forma posible y asimilar mejor esta comida y alcohol excesivos.”

De ahí surge la importancia de mantener una buena hidratación. Beber agua en la oficina, en casa o tomando algo con los amigos será la mejor forma de preparar nuestro cuerpo en las fechas anteriores a las Navidades.

En cuanto a la alimentación, también podemos tomar medidas comiendo alimentos sanos y frescos, preparados de forma ligera, a la plancha o al vapor. Consumir algunas sopas, caldos y purés nos puede ayudar a aligerar nuestro estómago y dejar hueco para las comilonas de Navidad.

¿Cómo volvemos a la normalidad después de las fiestas?

Una vez pasadas las fiestas, a partir del 6-7 de Enero, toca ponerse las pilas para depurar nuestro organismo y volver poco a poco a mantener nuestra alimentación normal y necesaria.

La práctica de ejercicio será una buena forma de empezar, intentando quemar la grasa que hemos acumulado. Además de para quitarnos los quilos de más que habremos sumado a nuestro peso, hacer ejercicio también ayudará a nuestro sistema digestivo.

Por otro lado, consumir alimentos que depuren el organismo nos servirá para desintoxicarnos un poco de estas comidas. En este sentido, podemos continuar con los caldos y sopas, incorporando alimentos más diuréticos como el té verde o la alcachofa.

No podemos obviar tampoco el consumo de agua, para rehidratar nuestro organismo de nuevo y recuperar esa normalidad que tanto echaremos en falta.

¿Se os ocurren algunas otras formas de depurar nuestro organismo después de fiestas? ¿Preparáis vuestro cuerpo de alguna otra forma?

Algo que decir?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *