Elementos a tener en cuenta a la hora de instalar un salvaescaleras

Disponer de una silla salvaescalera en casa representa una mayor autonomía, y un confort nada despreciable. Igualmente ayuda a llevar cosas pesadas, como las maletas o las bolsas de la compra. No obstante, esto plantea ciertos inconvenientes que conviene tomar en consideración cuando estamos decididos a montar un salvaescaleras en el hogar.

Autor: 2966152-Pixabay

Los inconvenientes

El inconveniente principal de un salvaescaleras es ante todo el espacio que ocupa. Además, los plazos de recepción de un salvaescaleras suelen ser bastante largos. Conviene contar aproximadamente un mes para los salvaescaleras rectos, y con un plazo de dos meses para los que giran. Algunas personas pueden estar igualmente decepcionadas por el aspecto del sillón del salvaescaleras.

En efecto, este es poco estético, a pesar de que los diseños se hayan mejorado considerablemente estos últimos años. Pero esto es un detalle que normalmente se omite frente al confort que se gana gracias a este tipo de aparatos.

La falta de movilidad

Además conviene tomar en consideración el hecho de que los salvaescaleras están ante todo destinados a personas mayores, pero que conservan cierta movilidad. En efecto, las personas en situación de handicap pueden encontrar ciertas dificultades de manipulación en el salvaescaleras, porque éste no se adapta siempre a las personas con una gran falta de movilidad, por ejemplo para bajar del sillón, o para subirse en él.

Para ellos existen aparatos que suben directamente la silla de ruedas, con la persona simplemente sentada encima. Este tipo de modelo es de los más caros del mercado.

Existe un cierto número de marcas de salvaescaleras. Estas tienen todas una calidad relativamente equivalente, pero algunas características técnicas difieren. Por tanto en función del tipo de escalera que debe ser equipada, una marca irá mejor que otra. Además, en este campo, la marca no es esencial para el buen funcionamiento del salvaescaleras, los cuidados y la colocación, así como el servicio post-venta, hacen toda la diferencia.

Un dispositivo para personas mayores

El mercado del salvaescaleras concierne esencialmente a personas mayores, consideradas como presas fáciles, y que no tienen siempre la ayuda de sus hijos o de los amigos más jóvenes para poder asesorarles a la hora de escoger el modelo más adecuado.

Por tanto son objetivos ideales para los vendedores, que reflexionan habitualmente más en cuestión de ganancias que de ayuda a personas afectadas con una falta de movilidad. Así pues, siempre conviene prestar atención a ciertas astucias utilizadas con el fin de que la venta sea más rentable.

Algo que decir?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *